jueves, 3 de septiembre de 2015

Ulysses S. Grant ** Décimo octavo Presidente de los Estados Unidos


General y político estadounidense, secretario de Guerra (1868) bajo la presidencia de Andrew Johnson (1865-1869) y décimo octavo presidente de los Estados Unidos de América (1869-1877). Su presidencia se identificó con la época de la reconstrucción nacional, Gilded Age ('Edad Dorada'), enfocada fundamentalmente hacia el fomento industrial y el incremento de los intereses de los grandes capitales, lo que provocó que fuera influido por políticos y financieros corrompidos que dividieron al propio Partido Republicano e impidieron su vuelta a la política en el año 1880. También tuvo que enfrentarse a una terrible inflación en el año 1873.

Nació el 27 de abril de 1822, en Point Pleasant (estado de Ohio), y murió el 23 de julio de 1885, en Mont McGregor (estado de Nueva York). Miembro de una familia pobre de curtidores, su padre, Jesse Root Grant, logró convencer a un congresista amigo suyo para que su hijo pudiera ingresar en la elitista academia militar de West Point. Aunque el joven Ulysses no pretendía convertirse en militar de carrera, aceptó la oportunidad e ingresó en la escuela en el año 1839. Durante todo ese tiempo, Grant tan sólo destacó en Matemáticas y en la práctica de la equitación, disciplina en la que logró ser un consumado especialista. En el año 1843, se licenció en el puesto 21 de su promoción sobre 39 alumnos.

Comienzo de su carrera militar

Nada más salir de West Point, Grant fue destinado, con el grado de teniente segundo, en el 4 Regimiento de Infantería. Se estableció en St. Louis (estado de Missouri), donde conoció a su futura mujer, Julia Boggs Dent, con la que contrajo matrimonio en 1848.

Al estallar la Guerra Mexicano-estadounidense, Grant sirvió en varias compañías a las órdenes del general Zachary Taylor (futuro presidente). Posteriormente, fue trasladado junto con el general Winfield Scott, con quien se destacó en las batallas de Resaca de la Palma, Monterrey, Molino del Rey y Chapaltepec, por cuyas acciones fue promovido al grado de capitán. Su participación destacada en una guerra que el propio Grant calificaría más tarde como "la guerra más injusta jamás habida", le forjaron como un excelente militar de carrera, con experiencia en el campo de batalla.

Una vez finalizada la contienda, Grant estuvo destinado siete años en Sackett's Harbor, hasta que, en julio de 1852, fue enviado con el 4 Regimiento a la costa del Pacífico, a Fort Vancouver, cuartel enclavado en el actual estado de Washington. Un año más tarde, volvió a ser cambiado de destino, esta vez a un fuerte algo más al norte, en Fort Humboldt, donde no sintonizó con los oficiales que tenía bajo sus órdenes. El 11 de abril de 1854, Grant dimitió de su cargo alegando problemas personales, de relación con su guarnición, de soledad y, especialmente, con el alcohol.

Winfield Scott

Retirado de la milicia, Ulysses Grant se estableció con su familia de Dent (estado de Missouri), donde se dedicó al cultivo de 30 hectáreas que su suegro le había traspasado y a negocios de venta rápida, pero en ambos fracasó por completo, por lo que no tuvo más remedio para poder subsistir que marcharse a Galena (estado de Illinois) para trabajar en el negocio familiar de pieles curtidas que tenían sus hermanos.

La Guerra de Secesión. El ascenso de Ulysses S. Grant

Al declararse la Guerra de Secesión (1861-1865), Grant reclutó un importante contingente de tropas en Salem con las que se dirigió a Springfield, donde estaba el gobernador de Illinois, Richard Yates, quien lo nombró su ayudante militar y le puso al frente del 21 Regimiento de Voluntarios de Illinois, con el grado de coronel, en junio de 1861. Dos meses después, Grant consiguió tomar Paducah, en Kentucky; después se dirigió hacia el sur de Missouri y se apoderó del cuartel confederado de Cairo, lo que hizo fracasar los planes sudistas de bloquear el río Mississippi y el río Ohio. Gracias a su buena labor en el combate, Grant fue promocionado al grado de general de brigada.

En enero de 1862, Grant, cansado de su inactividad, pidió permiso al general Henry Warren Halleck, jefe del Estado Mayor, para iniciar una campaña ofensiva. Halleck dio luz verde al proyecto de Grant, que consiguió para la Unión la primera victoria decisiva en la guerra, al hacerse, en febrero, con el fuerte Donelson, en Tennessee, y arrestar a 15.000 soldados de infantería confederados. El 6 de abril de 1862, Grant fue sorprendido y derrotado por los confederados en la Batalla de Shiloh Church, cerca de Pittsburg. Tras un breve período en un plano secundario por tan severa derrota.

Grant volvió a mostrarse decisivo en el curso de la guerra, además de demostrar una grandes cualidades como estratega cuando, el 4 de julio de 1863, venció con brillantez en la Batalla de Vicksburg al último contingente de tropas confederadas acantonadas sobre el río Mississippi. Por semejante gesta, Abraham Lincoln lo nombró, en marzo de 1864, comandante en jefe de los ejércitos de Ohio, Mississippi, Tennessee y Cumberland, tras de lo cual, infligió una severa derrota a las tropas confederadas del general Braxton Bragg, en la Batalla de Chattanooga, en noviembre de 1863. Meses antes, en julio, Grant consiguió apoderarse de Port Hudson (Virginia) partiendo en dos a las tropas confederadas.

Una vez que fue nombrado por Abraham Lincoln teniente general y jefe supremo de todos los Ejércitos de la Unión en la guerra, Grant se dispuso a asestar el golpe final a las tropas confederadas del general Robert E. Lee, asentadas en las proximidades de Richmond (Virginia), la capital de la Confederación Sudista. Ideó un plan para inmovilizar a Lee, para lo cual mandó a las tropas del general William T. Sherman penetrar en Georgia mientras que la caballería, mandada por el general Philip H. Sheridan debía conquistar el valle de Shenandoah y destruir todas las rutas ferroviarias, rutas de abastecimiento y caminos de salida alrededor de Richmond, a la par que el general Benjamín F. Buttler atacaba la ciudad por mar. Pese al fracaso de este último, el general Lee se vio obligado a abandonar precipitadamente Petersburg y Richmond, esta última tomada por las tropas de Grant el 2 de abril de 1865, y poco después a capitular en Appomattox Court House, el 9 de abril. Se dio así por concluida la sangrienta guerra.

El camino hacia la presidencia

Una vez finalizada la contienda, Grant alcanzó una celebridad como no se conocía desde los tiempos del también general y presidente Andrew Jackson (1829-1837). Nombrado comandante en jefe de todos los Ejércitos de la Unión por el presidente republicano Andrew Johnson, Grant no pudo evitar verse envuelto de lleno en la guerra de poderes que se desató entre el Congreso y el presidente debido a la línea política adoptada Johnson a la hora de llevar a la práctica el programa de Reconstrucción Nacional, favorable a los estados sureños. Aun así, Grant aceptó el nombramiento de secretario de Guerra, en el año 1868, una vez que Johnson había destituido, sin el consentimiento del Congreso, a su anterior inquilino, Edwin M. Stanton. Cuando el Congreso obligó a Johnson a readmitir a Stanton, Grant quiso dimitir de su puesto para no crear malestar hacia su persona, pero su petición no fue aceptada por Johnson, quien creía que Grant quería desacreditarlo, por lo que entre ambos surgió un enorme enfrentamiento.
En mayo de 1868, la Convención Nacional del Partido Republicano decidió aprovechar la popularidad del general Grant y su excelente prestigio como militar, nombrándolo candidato presidencial para enfrentarse al candidato demócrata, el gobernador de Nueva York Horatio Seymour. El resultado fue favorable para el héroe de la guerra.

La presidencia de Ulysses S. Grant

El 4 de marzo de 1869, Grant juró el cargo de presidente, en cuya labor no mostró ninguna de las cualidades que le habían convertido en un general de éxito. En realidad, Grant no era adecuado para el cargo: nunca se había interesado por la política, apenas conocía los problemas que atenazaban a la nación en esos momentos (la Reconstrucción Nacional, la reforma del funcionariado, el ajuste económico y el problema de la esclavitud en los estados del Sur), y ni siquiera entendía el complicado sistema político estadounidense. Su ingenuidad política y mal cálculo resultó evidente a la hora de escoger a sus consejeros y miembros del gabinete, la mayoría de los cuales fueron políticos de segunda y arribistas, que elevaron el grado de la corrupción de la Casa Blanca hasta límites insospechados. Los efectos nocivos de la práctica institucional puesta en marcha por el presidente Jackson, en el año 1829, el spoils system, llegaron a su culmen bajo la presidencia del general Grant. Además, su inclinación a las malas compañías políticas, su falta de juicio a la hora de aceptar regalos y préstamos de buscadores de favores y su lealtad hacia amigos poco recomendables para dirigir una gran nación, ayudaron a rebajar las pautas de la moralidad política en Washington.

Primer período presidencial

La primera administración de Grant estuvo marcada por cuestiones puramente económicas, en las que demostró una inseguridad manifiesta. Nada más ser elegido, Grant permitió que dos financieros poco escrupulosos y especuladores, Jay Gould y Jim Fisk, le convencieran para interrumpir temporalmente los suministros de oro con el objeto de fomentar la elevación de su precio hasta límites increíbles, lo que provocó el llamado "viernes negro" del 24 de septiembre de 1869, en el que la Bolsa de Valores de Nueva York estalló presa del pánico generalizado. Una vez que se dio cuenta de la maniobra, Grant autorizó la salida suficiente de oro para frustrar la operación especulativa, pero no pudo evitar la ruina de un gran número de inversores y de hombres de negocios.

El otro gran problema al que tuvo que hacer frente fue la cuestión de los billetes verdes (greenbacks), emitidos durante la contienda por el presidente Abraham Lincoln. La mayoría de los granjeros y demás partidarios del dinero barato querían mantener, e incluso incrementar, estos billetes, que aún circulaban por todo el país, para así sostener los precios inflacionarios y reducir la carga impositiva de la deuda. Pero, a finales de 1869, los acreedores obtuvieron una importante victoria al conseguir que el Congreso decretase el reembolso de los greenbacks en oro.

En el año 1870, el Congreso revocó todos los derechos compensatorios de tiempos de guerra, menos los de la bebida y el tabaco, y en 1872 abolió el impuesto de la renta. El escepticismo hacia Grant aumentó más cuando, en 1871, justo cuando comenzaba la campaña para las elecciones presidenciales, éste pidió al Congreso la aprobación de la Comisión sobre la Administración Pública, creada para llevar a cabo una profunda reforma en la Administración Pública y establecer un sistema de acceso al funcionariado basado en los méritos adquiridos y no en las relaciones políticas y de patronazgo. Pero bajo la presión de los oportunistas de turno, Grant tan sólo concedió un respaldo mínimo al nuevo organismo, el cual acabó diluyéndose, por falta de fondos, en 1875.

Los únicos éxitos relativos de Grant en este período presidencial se dieron en el campo de la política internacional. Tras sufrir un serio revés por parte del Senado en el plan del Gobierno para comprar la isla de Santo Domingo, Grant consiguió solventar todos los litigios que Estados Unidos tenía con Gran Bretaña mediante la firma, el 8 de mayo de 1871, del Tratado de Washington. Gracias a la labor de su secretario de Estado, Hamilton Fish, Grant se inclinó por la neutralidad en la Guerra de los Diez Años que enfrentó a España con su colonia caribeña de Cuba.

Segundo período presidencial

En el año 1872, la nefasta política económica de Grant provocó que un grupo de disidentes republicanos, de talante reformista, se separaran para formar un tercer grupo político, el Partido Republicano Liberal, con el que se presentaron a las elecciones presidenciales con el candidato Horace Greeley, editor del prestigioso New York Tribune. Amparado por la cada vez más corrupta maquinaria republicana, Grant se presentó a la reelección y ganó nuevamente, gracias también a la terrible crisis por la que estaba pasando el Partido Demócrata, que había presentado nada menos que a cuatro candidatos presidenciales (Hendrick, Brown, Jenkins y Davis).

Durante el segundo mandato de Grant, los escándalos políticos y financieros fueron sucediéndose, surgieron casos gravísimos de sobornos y corrupción, en los que se vieron implicados de lleno personajes tan relevantes como el vicepresidente Schyler Colfax y el secretario de Guerra Willson W. Belknap (aceptación de sobornos de los aspirantes al comercio con las reservas indias), o el escándalo del Credit Mobilier, empresa encargada de la construcción del ferrocarril Union Pacific, que obtuvo grandes beneficios al cobrar más del doble de los costes reales de construcción y que desvió un gran número de acciones a congresistas con el objeto de frenar una investigación abierta por el Congreso para resolver el asunto.

Posteriores investigaciones revelaron la participación de casi toda la administración de Grant, desde el secretario del Tesoro, pasando por el fiscal general y acabando en el secretario de Interior. La corrupción generalizada fue más allá de los círculos de poder de Washington, ya que también se instaló dentro del Partido Demócrata, con el caso del tristemente famoso Círculo de Marcy Tweed en Nueva York, por el que, a través de un refinado sistema de comisiones, se expoliaron cientos de millones de dólares al año durante toda la década de los sesenta.

La reacción presidencial ante tantos escándalos llegó demasiado tarde. Además, la presidencia de Grant se desgastó sobremanera como consecuencia de una tremenda crisis económica que asoló a todo el país en 1873, consecuencia directa de su nefasta política fiscal, a lo que se sumó el veto que impuso a una ley para colocar nuevamente en circulación 400 millones de greenbacks que habían sido retirados anteriormente, para paliar la crisis.

Últimos años


Rutherford Birchard Hayes -  el 19.º presidente de los Estados Unidos

Con todo en su contra, Grant fue derrotado en la Convención Nacional de su partido por el candidato Rutherford Birchard Hayes (1877-1881), quien se enfrentó y ganó al candidato demócrata Samuel J. Tilden.
Retirado temporalmente de la política, Grant realizó un largo viaje alrededor del mundo.

James A. Garfield -  Vigésimo Presidente de los Estados Unidos

En el año 1880, regresó al ruedo político presentando su candidatura para presidente en la Convención del partido; nuevamente fue derrotado por James A. Garfield (1881).

Ulysses S. Grant Memorial En el año 1881

Grant se instaló en Nueva York donde invirtió toda su fortuna en la compañía bancaria Grant & Ward de Wall Street. Pero, al quebrar la empresa, se encontró en la ruina, por lo que, para subsistir, se vio obligado a escribir sus memorias, Personal Memories. Un cáncer de laringe le llevó a la muerte, el 23 de julio de 1885, en su casa de Nueva York.
mcnbiografias.com

0 comentarios:

Publicar un comentario