lunes, 7 de septiembre de 2015

James Buchanan**Décimo quinto Presidente de los Estados Unidos



Político estadounidense, secretario de Estado bajo la presidencia de James Knox Polk (1845-1849) y decimoquinto presidente de los Estados Unidos de América (1857-1861).
Nació el 23 de abril de 1791, en Mercersburg, condado de Franklin (estado de Pennsylvania), y murió el 1 de julio de 1868, en Lancaster (estado de Pennsylvania). Líder de la facción moderada del Partido Demócrata, su acceso a la presidencia se debió al fuerte apoyo que obtuvo por parte de los estados del Sur. Su labor se caracterizó por su excesivo apoyo a la prácticas esclavistas de dichos estados para evitar la secesión, por lo que puso la primera piedra para la ya inevitable guerra civil que se desató entre el Norte y el Sur y que asoló a todo el país.
Miembro de una familia de agricultores humildes de origen irlandés, el joven James Buchanan trabajó ayudando a su padre en la pequeña tienda que tenía la familia en Stony Batter, a la par que aprendió los rudimentos básicos de aritmética para ayudar en el negocio familiar. Gracias a sus buenas dotes como estudiante, Buchanan pudo ingresar en el Dickinson College de Mercersburg, donde se graduó con honores, en el año 1809, fecha en la que marchó a Lancaster para estudiar Derecho. En 1812, James Buchanan se licenció y comenzó a ejercer su profesión con éxito.

Inicio de su carrera política

Tras la finalización de la guerra contra Gran Bretaña, en el año 1814, James Buchanan decidió dedicarse a la política a raíz de la repentina muerte de su prometida, buscando, según sus propias palabras, la distracción a semejante desgracia. Afiliado al Partido Federalista, Buchanan resultó elegido miembro de la Asamblea General de Pennsylvania, de donde pasó, en el año 1820, a la Cámara de Representantes en Washington. Sustituyó, ocho años más tarde, al congresista Daniel Webster al frente de la Comisión Judicial parlamentaria.

Andrew-Jackson-septimo-presidente

Como consecuencia de la desaparición del Partido Federalista de la escena política y a la admiración política que sentía por el general Andrew Jackson, Buchanan decidió unirse al Partido Demócrata, fundado recientemente por Jackson, al que ayudó decisivamente en la campaña política que acabó llevándole a la Casa Blanca en 1829.
Entre los años 1831 a 1833, Buchanan fue nombrado embajador plenipotenciario de su país en San Petersburgo (Rusia), donde logró firmar un tratado comercial muy ventajoso entre ambos países. De regreso a Estados Unidos, fue elegido senador demócrata por Pennsylvania, cargo que revalidó consecutivamente hasta el año 1845, cuando el recién elegido presidente James Knox Polk lo nombró secretario de Estado (ministro de Asuntos Exteriores). 

En su nuevo cargo, Buchanan negoció y fijó, en 1846, los límites fronterizos de los territorios de Oregón con Gran Bretaña, se opuso a la llamada Provisión Wilmot, que pretendía prohibir la extensión del sistema esclavista en los nuevos territorios de la Unión y, sobre todo, preparó la Guerra Mejicano-estadounidense (1846-1848), por la que Estados Unidos se anexionó Texas y logró la cesión por parte mejicana de California y Nuevo México. James Buchanan también influyó poderosamente en el presidente para que resucitase la olvidada Doctrina Monroe, por la que Estados Unidos se declaraba dispuesto a no permitir intromisión alguna por parte de una potencia extranjera no americana en el desarrollo político del continente, en clara referencia a los intereses británicos en América Central.

Zachary Taylor

Cuando en el año 1849 accedió a la presidencia el republicano Zachary Taylor (1849-1850), Buchanan se retiró temporalmente de la política activa para volver a dedicarse a sus actividades como abogado. El 4 de marzo de 1853, el demócrata Franklin Pierce (1853-1857) accedió a la Casa Blanca, cargo desde el que nombró a James Buchanan embajador plenipotenciario en Gran Bretaña. 

En su nuevo periplo como embajador, Buchanan fue el responsable directo del Pacto de Ostende, firmado el 18 de octubre de 1854, con los embajadores estadounidenses en París y Madrid, Mason y Soulé, respectivamente, por el que recomendaba a Pierce la anexión por la fuerza de la isla de Cuba en el caso de que la Corona de España no fuera capaz de reprimir el movimiento de emancipación de los esclavos negros. 

Franklin-Pierce decimocuarto-presidente.

Aunque dicha resolución fue muy criticada por el Congreso, no impidió que, a su regreso a los Estados Unidos, fuera nombrado por la Convención de su partido, en 1856, candidato presidencial, en claro enfrentamiento al candidato republicano John C. Frémont, al que derrotó sin paliativos, en el mes de marzo de 1857.

La administración de James Buchanan

Debido a su larga experiencia como político, James Buchanan inició su presidencia aceptado por todos los estados de la nación, tanto los sudistas como los nordistas. Aparte de ciertos éxitos en cuestiones internacionales, en lo que Buchanan había demostrado ser un maestro, como fueron el arreglo con Gran Bretaña de todos los contenciosos pendientes en América Central y la firma del primer tratado comercial con la China imperial y milenaria, la presidencia de James Buchanan estuvo enteramente marcada por el clima prebélico que se vivía en toda la Unión por la cada vez mayor enemistad y diferencias políticas y sociales surgidas entre los estados del Norte, favorables a la abolición de la esclavitud y a la industrialización del país, y los de Sur, con una economía basada en la agricultura comercial extensiva trabajada por una ingente mano de obra esclava.

En sus deseos por contentar a todos, James Buchanan se mostró partidario del derecho de los habitantes de cada estado a abolir o no la esclavitud. Pero, nada más alcanzar el sillón presidencial, se empeñó en hacer cumplir la Ley para los Esclavos Fugitivos, que se remontaba a diez años atrás y, en 1859, apoyó la anexión del estado de Kansas a la Unión, el cual se encontraba totalmente dominado por una clase dirigente partidaria de practicar el sistema esclavista. 

Esta medida provocó una profunda escisión dentro del Partido Demócrata, de la que surgieron dos facciones lideradas por el vicepresidente John C. Breckinridge y por el senador Stephen A. Douglas, que hicieron posible la posterior victoria en las presidenciales del republicano Abraham Lincoln (1861-1865).

Como consecuencia de la grave crisis económica que sacudió a todo el país en el año 1857 y por el intento de un movimiento de insurrección llevado a cabo por un gran número de esclavos dirigidos por el abolicionista John Brown en Harpers Ferry (estado de Virginia), la posición política de James Buchanan se volvió extremadamente frágil, atacado por todas las fuerzas políticas y sociales del país.

Nada más celebrarse las elecciones presidenciales del año 1860, que dieron la victoria al republicano Abraham Lincoln, el 20 de diciembre Carolina del Sur proclamó su separación de la Unión, a la que siguieron inmediatamente, a principios del año siguiente, seis estados más. 

Buchanan reaccionó con prontitud negándose a recibir a los representantes de los estados rebeldes que fueron a Washington para entrevistarse con el todavía presidente del país, quien, en un último intento por frenar lo que ya parecía inevitable, mandó reforzar con tropas y municiones el fuerte Sunter, enclavado en el puerto de Charleston (estado de Carolina del Sur). 

Pero, al fracasar todos sus esfuerzos por aprovisionar dicho fuerte y otros puntos fronterizos y por reunir una Asamblea Constitucional de emergencia, habida cuenta de la gran oposición que tenía en el Senado, James Buchanan traspasó todos sus poderes presidenciales unos días antes de lo marcado por la ley a Abraham Lincoln y se retiró a su finca de Lancaster, decepcionado y desacreditado políticamente. Allí escribió una apasionada defensa de su política y actuación presidencial tituladaBuchanan´s administration on the Ere of the Rebellion (La presidencia de Buchanan bajo el signo de la rebelión).
mcnbiografias.com

0 comentarios:

Publicar un comentario